Guarda tu corazón

Un día  cogí  el autobús  y  por un  despiste olvidé  el vaso  desechable de café en el asiento. Pasados 10 días, cogí el autobús nuevamente y el conductor me dijo: ¡Tengo algo para Usted! Y sacó una bolsa de plástico con el vaso (ya con residuo de café seco y sucio….). Eso me hizo recordar al  escarabajo pelotero (o estercolero), que recoge el estiércol y rueda hasta su escondite y ¡eso es su alimento!

El  conductor  en  cuestión,  estuvo 10 días esperando volver verme y refregar en mi cara la basura, es decir; estuvo como el escarabajo rodando el estiércol en su mente ¡mientras yo dormía tranquilo! Para él fue una dulce venganza, para mí fue una lección.

Hay un refrán que dice: Si  quieres ser feliz  por  un  momento, ¡Véngate! Si quieres ser feliz siempre, ¡Perdona!

 

1443628546271

 

Cuando Salomón dice: Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de él mana la vida (Proverbios 4.23) ¿a qué está refiriéndose? Un corazón normal late 100.800 al día y solamente en el libro de Proverbios Salomón menciona más de 80 veces el corazón. La próxima vez que digas que eres un don nadie, recuerda la cantidad de veces que el corazón de este don nadie latió.

En la mente judía del A.T. el corazón era la sede de las emociones, es decir; del hombre interior y reflejaba sus acciones o sea; ¡la actitud! Dios está interesado más en nuestras actitudes que en lo que hacemos para él.

Según nuestra actitud nuestro corazón puede ser la  morada del Espíritu Santo  (Ro.5.5) o la morada de la maldad (Mt.15.19) y la decisión está en nuestras manos. ¿Cómo  está  nuestro corazón?

ALGUNOS TIPOS DE CORAZÓN EN LA BIBLIA:

  • SABIO   –     ÉXODO  28.3
  • OBSTINADO  – DEUTERONOMIO 2.30
  • MUDADO – 1 SAMUEL 10.9
  • RESUELTO  A BUSCAR A  DIOS  –   2 CRONICAS  19.3
  • DISPUESTO  –  SALMO  108.1
  • LIMPIO  –  SALMO  51.10
  • IRRITADO  CONTRA DIOS  –  PROVERBIOS 19.3
  • ENGAÑADO  – ISAÍAS  44.20
  • DURO – ISAÍAS  46.12
  • ALTANERO  –  JEREMÍAS   48.29
  • MALO –   MATEO 18.32
  • BUENO  –  LUCAS  8.15
  • INCIRCUNCISO  –   HECHOS  7.51
  • CODICIOSO – HECHOS 8.2

Todas estas citas que hablan del corazón ¡ESTÁN RELACIONADAS CON LA ACTITUD! ¿Cómo está nuestra actitud hoy?

«Samuel dijo a Saúl: Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre.» (1 Samuel 10.6). Es obvio que  Dios estaba hablando de actitud. Si nos damos cuenta, Saúl empezó su vida teniendo como mentor a uno de los mayores profetas de Israel (Samuel) pero terminó sus días teniendo como mentora a una bruja… ¿Qué le pasó? Empezó con la  actitud correcta, pero terminó con la actitud incorrecta.

Cuando Samuel escucha a Saúl diciendo que había cumplido con la Palabra de Dios, le pregunta: ¿Qué balido de ovejas y bramido de vacas es este que escucho detrás de  ti? (1 Samuel 15.14). Dicho de otra manera, Samuel estaba diciendo a Saúl: Quiero creerte, pero tu corazón (actitud) está tan sucio que no me permite creer en ti. ¡Tus palabras son de santidad, pero tus actitudes son de impiedad!

Cuando Ananías vino a traer su “ofrenda” a la Iglesia, el apóstol Pedro le confrontó y dijo: «¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.» Hechos 5:3,4. Ananías y su esposa Safira, decidieron tomar la actitud incorrecta pensando que  Dios se deja impresionar por la suma de dinero que se trae al altar.

….. CUANDO NUESTRO CORAZÓN NO ESTÁ GUARDADO Y ESTÁ ALEJADO DE DIOS, PENSAMOS QUE TODO LO PODEMOS HACER A NUESTRA MANERA….

Por causa de la actitud incorrecta se ofrece un «show» (espectáculo) en lugar de un culto, humo en lugar de gloria, adoramos el don en lugar de al Dueño del don, predicaciones que informan pero no transforman. Cuando el Rey David se dio cuenta que estaba actuando incorrectamente, escribió dos salmos plasmando sus errores y su petición de perdón (Salmos 32 y 51). Él declara que su corazón se había secado (tocaba el arpa pero no adoraba, la excelencia dio paso a la rutina), y que solamente había una manera de arreglar eso: ¡asumiendo que su actitud estaba equivocada! Por no haber guardado su corazón las consecuencias fueron nefastas, pero la confesión trajo perdón, restauración y excelencia.

Pablo escribe a los Efesios y dice: Pero Dios, que es rico en misericordia… (Efesios 2.4)

MISERICORDIA ES NO RECIBIR LO QUE MERECÍAMOS, MIENTRAS QUE GRACIA ES RECIBIR LO QUE NO MERECÍAMOS.

 

«La misericordia de Dios está extendida esperando a todos que quieran cambiar hoy su actitud. Dame, hijo mío, tu corazón» (Proverbios 23:26).

 

Dios os bendiga.

Pr. Sidinei de Paula Dias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *