Soñando con los pies en la tierra

 

Un amigo extranjero me comentó que en su país llegaron unos trenes modernos, veloces y potentes.

«¡Que avance para el transporte público y la comunicación del país!» comenté.

El problema es que no pueden ser usados porque el sistema ferroviario. las vías de tren, están muy antiguas y no pueden sostener la potencia de las nuevas máquinas.

Que gasto tan inmenso para un país en desarrollo. Trenes nuevos que quedarán guardados en depósitos.

«Si corriste con los de a pie, y te cansaron, ¿Como, pues vas a competir con los caballos? Jeremías 12:5.

photo-1416592525293-e65266465eb7

 

Nuestros planes/proyectos no siempre están en acorde con nuestra realidad. El tener sueños grades no es el problema. El problema es cuando soñamos sin tener los pies en la tierra. La realización de ese sueño vendrá cuando seamos conscientes de la realidad en la que vivimos.

Si bien deseamos cumplir esos planes/proyectos, debemos ponernos manos a la obra, considerando todo que nos llevara a correr a la altura de ese sueño, al par de ello de manera que se haga una realidad.

Correr con caballos no sería correcto si no nos hemos preparado para correr con los de a pie.

En 2011, ADDH, la iglesia donde servimos por 8 años, nos unimos al medio maratón nocturno del Guadalquivir (Sevilla), con el fin de recaudar fondos para una ONG.

Emocionados 67 miembros emprendimos la salida, con gran júbilo. Pero a medio maratón nos dimos cuenta que el 70% de nosotros no podíamos seguir. Muchos cortaron camino, otros regresaron. Los que consiguieron los 12 km de carrera (de entre ellos mi esposo), aunque no ganaron, fueron pausados pero con paso firme, lo consiguieron por haber estado entrenando meses antes.

Entendimos que no se puede emprender un maratón sin una preparación previa, sin tener unas bases. No vale la buena intención ni el deseo de correr, hay que prepararse.

 

Falta de preparación, de estudio, de cálculo, etc., al emprender planes y proyectos, nos llevará a la frustración, al desanimo, a la depresión. Es imprescindible ver la realidad, y trabajar a partir de esa base.

 

¡Seamos sabios! Preparemos las vías primero, antes de comprar los trenes.

 

Mary M. Mcfarland

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *