Sendero de la Cruz

resurrection-3268102_1920

Consumado Es.

¡Consumado Es!

Terminado, logrado, pagado en su totalidad.

La vida es un misterio y esta llena de decisiones. Desde el principio Dios ha dado al hombre la oportunidad de elección, y eso es lindo, pero no debemos olvidar que toda decisión tiene una consecuencia. Ciertamente en varios momentos de nuestras vidas nos hemos equivocado en nuestra decisiones y de la misma manera nos hemos visto afectados por ellas. Es interesante el peso de la equivocación, como nos sentimos mal con el pasar de los días y como, casi siempre, queremos encontrar el motivo que nos ha llevado a equivocarnos. La palabra mas usada para la consecuencia es “Porque”.

Tristemente existen decisiones que pueden dejar marcas para toda la vida, marcas que traen tantos prejuicios y condenación. La Biblia dice que el hombre se ha equivocado en su decisión cuando pecó y el pecado le ha alejado de Dios.

Las consecuencias de esta decisión fueron tremendas, pues el hombre se encontraba  perdido, sin protección, sin dirección. Para nuestra alegría la Biblia dice en Juan 3:16:. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su único Hijo, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Jesús dice que el era el camino que hombre necesitaba para volver a Dios. El hijo de Dios vino para que el hombre pudiese ser libre de la mentira.  Él dijo: “Yo soy la verdad“. A través de Cristo disfrutar del plan original y poder vivir la vida que solo hay en Jesús, pues Él dijo “Yo soy la Vida”.

Jesús vino para ser el Cordero que Juan Bautista anuncio Juan 1:29 “El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Jesús sabía que su muerte en la Cruz acercaría al hombre a Dios, y, pensando en la Cruz, la palabra que viene a mi corazón es “Redimir”.

Y esto es lo que nos dice el diccionario sobre esta palabra:

  1. Librar a una persona de una obligación, de un dolor o de una situación penosa.
  2. Conseguir la libertad de una persona o sacarla de la esclavitud mediante el pago de un precio.

Queridos la sexta palabra de Jesús en la Cruz fue “Consumado es” pues el precio por nuestras vidas, nuestras almas, nuestra salvación, en ese momento, había sido pagado en su totalidad. Su muerte nos trajo vida. En la cruz Jesús cumplió el plan de Dios. Y seguimos celebrando la vida pues al tercer día Jesús resucitó venciendo la muerte. Él sigue vivo, Él vive entre nosotros, y la cruz está vacía, pues Él venció a la muerte y al pecado.

Hoy te animo a que recibas a Cristo en su corazón y puedas disfrutar de su amistad. ¡Consumado Es! Vívelo y deja que viva en tí.

Pastor Marcelo Pinto