Sendero de la Cruz

hands-600497_1920

El mapa de la vida

El mapa de la vida es fundamental. Nunca sabemos cuando vamos a necesitarlo. Era la primera vez que estábamos en aquel lugar, ansiosos mi familia y yo por conocer el inmenso parque temático que teníamos frente a nosotros. La visita al lugar era prometedora. Ubicado en el Caribe, rodeado de playas color azul cristalino, arena blanca, paisajes verdes y frondosos, es decir, un pedacito de cielo en la tierra.

Tan pronto como entramos, nuestras caras de admiración y alegría fueron interrumpidas por un joven trabajador. Él, con una gran sonrisa, nos dio un mapa del lugar y cada quien se hizo cargo de guardarlo, enrollarlo e incluso devolverlo. En realidad, pensábamos que no lo necesitaríamos pues sabíamos exactamente a donde queríamos ir. Lo habíamos visto por televisión y varios amigos nos habían platicado y recomendando lo que deberíamos hacer. Enamorados de la belleza del lugar comenzamos a caminar y admirar el paisaje a nuestro alrededor. Los minutos se volvieron horas y al fin alguien se atrevió a decir: ¡estamos perdidos!

Habíamos pasado un largo tiempo caminando sin encontrar lo que queríamos. Y entonces, lo bello del lugar se fue poco a poco desvaneciendo entre el agotamiento, el enfado, la sed y el hambre. Empezamos a buscar en nuestras mochilas aquel mapa que desde el inicio se hallaba entre nosotros. Al verlo nos dimos cuenta del camino equivocado en el que estábamos. Sin embargo la playa y la arena estaban mas cerca de lo que sospechábamos; retomamos camino, ahora con mapa en mano y en unos minutos estábamos disfrutando de la playa y de un restaurante para saciar nuestra hambre y sed. 

Así, muchos de nosotros hemos pasado por esta experiencia al recorrer un lugar nuevo. Es decir al final echamos mano del mapa que creíamos no era necesario.

De la misma manera pasa en la vida, sabemos a dónde queremos ir, pero ignoramos como llegar hasta allá. Creemos que será buena idea aventurarnos a recorrer caminos en la vida hasta que nos encontramos totalmente perdidos, confundidos e incluso destrozados. Pero podemos estar tranquilos pues hay solución, la Biblia dice en Proverbios 3:5 y 6 “Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas y él te mostrara cual camino tomar”. En la Biblia encontramos un mapa que según Salmos 119:105 “ilumina nuestro camino”.

Hoy tienes la oportunidad de detenerte y buscar en el mapa de la vida: la Biblia, la Palabra de Dios el camino correcto y la luz para cada uno de tus pasos. No importa que tan cansado o abrumado estés. Vale la pena echar un ojo al mapa pues el descanso y la ayuda están más cerca de lo que te puedas imaginar.  

P. E.